Es un hecho que tomar el camino del emprendimiento en lugar de ir por la ruta de un empleo tradicional es para valientes y que requiere de un nivel de sacrificio y esfuerzo significativo. El ser una emprendedora, en todo el sentido de la palabra, implica además de crear un negocio exitoso, crear un posicionamiento de marca personal y aprender a proyectarlo a través de tu imagen. Hablar con propiedad y seguridad, manejar un lenguaje corporal de forma adecuada, incluso la forma en que te vistes, refleja mucho sobre qué quieres y hacia dónde te diriges.

Continuar leyendo…