curso de asesoría de imagen, curso de certificación en asesoría de imagen, asesor de imagen, asesoría de imagen, propuesta de valor, asesora de imagen, imagen personal, coaching de negocios.

¿Eres de aquellas personas que se obsesionan con sus competidores y que constantemente están al tanto de cada uno de sus movimientos?

Mi recomendación es que desvíes ese enfoque hacia otro lado. Te explico…

Siempre van a surgir competidores.

Incluso los habrá quienes copien tu manera de hacer las cosas al pie de la letra. Créeme ya me ha pasado en diferentes ocasiones. En esos casos y cuando he descubierto que hay algún colega queriendo imitar exactamente lo que hago, no permito que eso me afecte y esto es lo que he concluido al respecto y me gustaría que lo analices tú también:

1/ Es un indicador de que vas por buen camino. Si te están copiando es porque debes estar haciendo las cosas muy bien, estás posicionado(a) en la industria y estás generando el suficiente valor para que se tomen el trabajo de hacerlo.

2/ No pueden copiar lo más importante. Por más que quieran imitarme, les hace falta lo más importante ¿adivinas que es?… es que simplemente ninguna de esas personas eres tú. Es decir, no cuentan con tu personalidad, ni tu carácter, ni tus fortalezas (tienen las propias). Tampoco tu estilo al hablar, al vestir y de conectarte con otras personas, esto es lo que te hace único(a) y por más que lo intenten nunca podrán copiar tu esencia. Y esa esencia es lo que te va a permitir diferenciarte de los demás en cualquier entorno en que te desempeñes.

3/ Los demás también lo notan. Créeme así como tú estás notando que tus competidores te copian, también lo hace tu audiencia y tus clientes y definitivamente en ese caso la persona que sale perjudicada es la que te está copiando porque se puede ver afectada su credibilidad.

Con lo anterior no quiero decir que no le prestes atención a tu competencia, está muy bien que tengas ideas de  sus precios, su especialización, sus estrategias de marketing y que incluso quieras aprender de ellos y hasta hacer alianzas. Lo que no debes hacer es obsesionarte con el tema y mantener tu enfoque a partir de pensamientos y sentimientos de temor hacia ellos.

En lo que sí debes enfocarte es en desarrollar una propuesta única de valor .

Para destacarte del resto de tus competidores, es importante que tengas muy claro lo que en el mundo del marketing y de las ventas se conoce como una propuesta única de valor.

Para hacerlo puedes plantearte las siguiente preguntas:

¿Cuáles son tus fortalezas?

¿Qué tipo de problema o reto le ayudas a solucionar a tu cliente a través de tus servicios?

¿Qué es lo que hace o hará a tus servicios diferentes de los ofrecidos por tu competencia?

¿Por qué tu cliente va a escogerte a ti y no a tu competidor?

Esa razón, es tu Propuesta Única de Venta o Valor y debe:

  •           Prometer a todo posible cliente un beneficio específico.
  •           Ser única, algo que la competencia no pueda ofrecer.
  •           Ser lo suficientemente seductora como para mover y atraer nuevos clientes de forma continúa.

Sé honesto(a) contigo mismo(a) y tómate todo el tiempo que necesites para desarrollar una propuesta de valor que sea verdaderamente única y que llene las expectativas de tus clientes.

Y si necesitas ayuda con este u otro aspecto del desarrollo y posicionamiento de tu empresa, te recomiendo nuestro servicio de Coaching de negocios y marketing para Asesores de Imagen.

Infórmate sobre este servicio aquí.