¿Necesitas el secreto  para que un posible cliente te llame a confirmar que desea empezar con tu servicio de Asesoría de Imagen?

¿Si? Entonces te invito a que sigas leyendo…

Perfecto, veo que estás interesado(a)

Entonces, empecemos por una pregunta que puede parecerte obvia: ¿Sabrías decirme qué es lo que vendes como Asesor de ImagenImagen. Esa es la respuesta evidente.

Vendes tus servicios para asistir a personas que necesitan mejorar su apariencia externa y su confianza. Pero lo cierto es que vendes mucho más que eso…

Piénsalo. Vendes un bienestar futuro, vendes un trabajo que sin tus servicios seguramente no hubiese podido conseguir, una pareja que tal vez no hubiese conocido nunca, un viaje que no se hubiese planteado por falta de confianza. Vendes todos los recuerdos que se construyen en ese trabajo, con esa pareja y durante ese viaje.


¿Y qué tiene que ver  esto con tu venta?

Ya lo sabrás.

Para conseguir  que el cliente contrate tus servicios, debes hacerle ver más allá de los beneficios que  resultan más evidentes. Es decir, lo que debes hacer es llegar al corazón de tu cliente potencial y contarle una historia. Una historia donde le muestres las posibilidades que se presentarán para él o ella al trabajar contigo.

Hasta que no vea que una transformación de su imagen va a llevarle mucho más allá de una reacción positiva por parte de sus amigos, o la admiración temporal de sus compañeros de trabajo, hasta entonces, no lo convencerás. Y eso, es lo que va a cerrar tu venta.

Es mucho más fácil de lo que parece, pero si no tienes las herramientas para implementarlo, te enseño cómo hacerlo en el Curso de certificación en Asesoría de Imagen que estaré lanzando en unos meses. Solo te pido un poco de paciencia, ya sabes, lo bueno se hace esperar. Un curso que va a romper los estándares de la industria de la Asesoría de Imagen.  ¡No te lo puedes perder!

Mientras tanto, te invito a que te suscribas  a la lista de interesados en el Curso de certificación en Asesoría de Imagen. Puedes hacerlo aquí.